Blog Entry

Las cuatro aventuras de Reinette y Mirabelle

dilluns, 20 de setembre de 2010 by Marta M.Q. , under

En Las cuatro aventuras de Reinette y Mirabelle, Éric Rohmer nos explica diferentes vivencias de un par de chicas que se hacen amigas por casualidad. En La hora azul, el primer cuento, el director consigue que el público se impregne de la vida en el campo, de la importancia de las cosas pequeñas, de la naturaleza. Y hay un minuto mágico que muestra la fusión de todos los seres vivos, y más concretamente la aproximación que surge entre ambas jóvenes. En El camarero del café nos relata la anécdota simpática del típico camarero borde y quisquilloso; este altercado provoca que se vayan sin pagar el café y, una vez en el piso, un debate entre ellas sobre si pagárselo o no al dia siguiente. En el próximo nos sumerge en el mundo de la pobreza: los mendigos en la calle, los que piden diciendo mentiras en el metro o los que roban en supermercados, algunos por vicio antes que por necesidad. Por último, creo que Rohmer habla del duelo de la palabra y el silencio e intenta transmitir la importancia de éste último (con la excusa de una escena en la que negocian, un galerista y la pintora Reinette, un precio de venta). Una película agradable, en la que se habla sobre todo de la moral, aunque no es de las más destacadas del director.
PD: Muy bonitos los cuadros de Reinette...
Fotografía: cinema valencia

3 Responses to 'Las cuatro aventuras de Reinette y Mirabelle'

20 de setembre de 2010 a les 13:42

Comment by Elvira FR.

El gran Rohmer! gràcies per la ressenya! ja restablerta de la febre?

21 de setembre de 2010 a les 2:28

Comment by Estike.

rohmer ha dado muchos momentos mágicos en sus películas y la hora azul es uno de ellos, junto al milagroso y esperanzador rayo verde o a Clara subiendo unas escaleras y destapando así su rodilla, convirtiendose esta parte del cuerpo en algo absolutamente erótico. Son imagenes en las que el corazón se acelera, como algo inherente a tu organismo, y descubres que amas el cine.

27 de setembre de 2010 a les 3:01

Comment by Marta M.Q..

Elvira: Gràcies! doncs sí, per fi he acabat l'antibiòtic! Espero que tu tot bé!

Estike: Muy bonito (y cierto) tu comentario. Lo has expresado tan bien que no puedo (ni debo) añadir nada más ;)

Publica un comentari a l'entrada