Blog Entry

I want to be a soldier

dimarts, 12 d’octubre de 2010 by Marta M.Q. , under

Los sueños cambian... y persisten a la vez. Todos, de pequeños y de mayores, nos hemos dicho a nosotros mismos "I want to be..." Es difícil saber lo que uno quiere, lo que uno realmente quiere, sin influencias exteriores. En I want to be a soldier, Álex, un niño de ocho años, pide a sus padres que le instalen una televisión en la habitación. Su aceptación provocará un cambio radical en el chico, que hasta entonces quería ser astronauta pero ahora, fascinado por la espectacularidad de las imágenes de la guerra y la violencia, quiere ser soldado. No solamente la televisión hace mella en él -telediarios, documentales de animales...-, sino también los videojuegos o el ambiente escolar.


La película es entretenida, con una estética americana total -banderas, actores, idioma...- pese a ser española. Sin embargo, creo que la premisa de la que parte ya es tendenciosa y muy utilizada: la televisión es perjudicial, es brutal, "es mala". En cuanto a puntos fuertes del film, hay que destacar el papel del protagonista, Fergus Riordan, que creo que es el gran enganche de la historia, así como las actuaciones de Robert Englund y Danny Glover.


Fotografía: ecine

5 Responses to 'I want to be a soldier'

13 d’octubre de 2010 a les 9:34

Comment by Marta M.Q..

Sobre la estética, ahora el cine español, aunque la Sinde nos quiera hacer ver que se apuesta por un cine de casa y de "autor", hace años que los tiros van hacia otro lado. La celda, el laberinto del fauno, el orfanato, Àgora...todo superproyectos con el punto de mira hacia EEUU, y al fin y al cabo es lo que vende, por lo que no me extrañaría que la tendencia del cine español fuese ésta.

Luego, lo de la tele pienso que puede verse desde un punto de vista distinto a ese, aunque solo pretendo ponerlo sobre la mesa. Aunque el causante de la conducta violenta sea el televisor, hay que tener en cuenta que tal medio lo ven a diario millones de personas, y no por ello ya los "transforma". Puede que el director lo que realmente quiera recriminar no es el instrumento, es decir, la televisiçon, por ofrecer imagenes violentas, sino que la crítica está en el propio chico, que adopta esa conducta tan facilmente influenciable. Puede que pretenda generalizarlo a la juventud en general, haciendo una crítica sobre lo facilmente manejables que son los jovenes hoy en día, y que por eso cada vez más caen en tentaciones como, por ejemplo, las drogas.

ESTIKE

13 d’octubre de 2010 a les 9:34

Comment by Marta M.Q..

Estike he recuperat el teu comment que em vas escriure en el seu moment sobre aquest post :)

13 d’octubre de 2010 a les 13:14


Hola Estike. Yo creo que la peli no es una crítica a la tele. He leído entrevistas que le han hecho al director y no es eso lo que él afirma. Lo que yo creo que Molina quiere transmitir es el fácil acceso de los niños a determinados programas de televisión y videojuegos. Los padres deberían estar más pendientes de lo que ven sus hijos ya que hay cosas que las mentes de los niños no están preparadas para entender.

Fergus Riordan se merece un Goya como mínimo. Menudo crack!

14 d’octubre de 2010 a les 6:33

Comment by Estike.

yo no he dicho que la tele sea el causante, sino la proyección de dicho mal, que no es más que la sociedad, en conjunto. La televisión es la más clara representación de la pérdida actual de fe y de todo código moral, bajo el concepto de la inexistencia de Dios y que, por ello, conlleva que todo sea posible. Si dios no existe, todo está permitido (me tomo esta pequeña licencia de Dostoievski), otorgandonos una "libertad" de la que somos incapaces de controlar y que, definitivamente, nos viene grande.

25 d’octubre de 2010 a les 4:36

Comment by Marta M.Q..

Gracias por vuestras reflexiones :)

Publica un comentari a l'entrada