Blog Entry

Amor en fuga

dimecres, 17 de novembre de 2010 by Marta M.Q. , under

Robar tiempo a la realidad para soñar despierta unas horas o unos minutos. Vivir la vida como si fuera el último día. Sentir cómo eleva el amor y cómo pesan las obligaciones. Breve encuentro, de David Lean, habla de un romance furtivo entre un hombre y una mujer maduros que ya están casados y tienen hijos pero que no pueden evitar quererse apasionadamente. Ajenos a sus circunstancias, cada jueves se encuentran para desconectar de su mundo y vivir su pequeña rutina que les llena de felicidad. Es un film que habla de la culpa y los remordimientos, del engaño y del sufrimiento de 'una doble vida'. La película me recordó a Anna Karenina, por el peso del personaje femenino (la narradora de la historia), la infidelidad y la importancia de la estación de tren. Un amor de paso.

"Este sufrimiento no puede durar. Debo recordarlo y tratar de controlarme. Nada dura realmente. Ni la felicidad ni la desesperación. Ni siquiera la vida dura tanto. Llegará un día en el futuro en que no piense en esto nunca más, en el que pueda mirar atrás y decir en paz y tranquilidad lo tonta que fui. ¡No, no, no quiero que ese momento llegue nunca! Quiero recordar cada minuto, siempre, siempre hasta el fin de mis días".
PD: La pregunta clave creo que es: si ella es feliz en su matrimonio, ¿por qué se enamora de otra persona e intima con esta?
Fotografía: Extracine

2 Responses to 'Amor en fuga'

20 de novembre de 2010 a les 12:05

Comment by Bargalloneta.

una autentica delicia!!
l'hauria de recuperar que la vaig veure fa molt de temps però em va captivar.
petons

22 de novembre de 2010 a les 23:26

Comment by Estike.

la felicidad es un término relativo, o al menos la gente la usa con esa propiedad. Ella cree que es feliz en su estado hasta que se enamora de otro (y que tampoco controla, por tanto, tampoco decide plenamente), entonces su anterior situación pasa a ser infeliz o huera en relación a su aventura amorosa. De la misma forma la felicidad también puede ir en relación al entorno, aunque deseemos que nuestro círculo de amistades sea feliz, cuanto más lo sean éstos, menos lo seremos nosotros en relación y, por tanto, nos sentiremos peor.

Publica un comentari a l'entrada