Blog Entry

La física de la búsqueda

dilluns, 27 de setembre de 2010 by Marta M.Q. , under

¿Cuál es tu palabra? Supongo que 'escritora'. No, eso no es lo que eres, sino a lo que te dedicas. Come, reza, ama (del director Ryan Murphy, creador de la serie Nip Tuck) habla de la pérdida y la búsqueda de uno mismo. "A veces tienes que arriesgarlo todo y dejarte llevar", afirma el tráiler. Julia Roberts decide romper con su vida y viaja a Italia para experimentar el placer con la comida. A continuación se desplaza hasta la Índia para encontrar el camino, la paz espiritual (la redención), y finalmente va a Bali, el paraíso, donde cierra el círculo.
Es una película entretenida que me gustó más de lo que esperaba, con una historia con la que es fácil empatizar. Hay frases que prenden, como "No me hace falta quererte para quererme a mí misma", la reflexión que hace en las ruinas de Roma o cuando su marido le propone que es mejor ser infelices pero estar juntos (que ser felices pero por separado). Come, reza, ama me hizo pensar en este párrafo que tanto me gusta acerca de la vida y la felicidad:
"Si desmontas las capas de una cebolla en busca del centro, te llevas un chasco; el centro es sólo otra capa. Si desmontas las ficciones de la vida, te pasa algo muy parecido. Sólo queda respirar y comer, tal vez dormir. Pocos verbos. Ningún adjetivo. Poca cosa. Casi tan poca como estar muerta". (Mentira, Enrique de Hériz)

Fotografía: cines acec

13 Responses to 'La física de la búsqueda'

27 de setembre de 2010 a les 13:30

Comment by Estike.

esta peli tiene toda la pinta de ser todo aquello de lo que reniega y denuncia, cargada de tópicos (¿ir a la india a buscar la paz espiritual? por favor...) y clichés mal usados del estilo "para ser feliz primero hay que encontrarse a uno mismo". Todo ello en busca de un producto que pretende ir algo más allá de la presunta capa superficial e inmunda de Hollywood a la que estamos sometidos, cuando en realidad peliculas como ésta van sin duda a la cabeza de esa inmundicia y con paso bien firme.

27 de setembre de 2010 a les 14:00

Comment by maria.

El director és el de nip Tuck? No ho sabia pas...

28 de setembre de 2010 a les 3:22


Al inicio de la película, la protagonista explica que un grupo de camboyanos (creo recordar) acudió a la consulta de su amiga psicóloga y, contra todo pronóstico, en vez de hablar de traumas causados por cuestiones de supervivencia, le hicieron consultas sobre el "mal de amores", un mal universalmente conocido y padecido, que no entiende de fronteras.

Por tanto, decir que la película está cargada de tópicos, es como decir que los males sentimentales que aquejan a las personas son tópicos. Y ciertamente lo son, porque por muchas difencias que haya entre las personas, al final todos/as acabamos sufriendo por las mismas cosas y de una forma sorprendentemente parecida.

Para mí, la película es simplemente una historia autobiográfica que refleja con mayor o menor acierto los estados anímicos que atraviesa una persona en busca de una hipotética felicidad personal.Y en lo que respecta al mensaje subliminal de la película de: "para ser feliz primero hay que encontrarse a uno mismo", tópico o no, es una verdad como un templo que, con frecuencia, por obvio, tendemos a olvidar.

P.D. La espiritualidad desde luego que no está sólo en la India, pero no me parece un mal sitio para tomar conciencia de ella.

Noemí

28 de setembre de 2010 a les 3:54

Comment by Estike.

el tópico no se convierte en tal en el "qué" sino en el "cómo" y ahí es donde estriba el talento del director, en mostrar el sentimiento (en este caso, el amor) no de forma efectista y evidente, sino en lo implícito, en lo que no se dice, en la imagen. Pues cine es imagen, algo practicamente olvidado en la mayoría de películas que llegan.

Es muy fácil y hasta tramposo poner en una peli frases para la posteridad de "el amor es tal y cual" para dejar a algunos embelesados en la presunta reflexión que esconde tal cita, pero en ello no hay ningún mérito y ni mucho menos es reflejo de la realidad. No existen grandes frases en el amor auténtico y real, al menos a mi no van a hacerme empatizar con semejantes milongas

28 de setembre de 2010 a les 4:51


No seré yo quien discuta la "sutilidad" cinematográfica de las películas que nos llegan de Hollywood. Sé que, en general, el arte de sugerir en lugar de mostrar no prolifera demasiado por aquellas tierras. Tampoco abundan las metáforas visuales ni se deja espacio para la reflexión profunda(más bien las obviedades son las protagonistas).

A pesar de esto y sin defender a ultranza la película (seguramente el libro es mucho mejor y eso que no lo he leído, creo que tiene algunos momentos memorables que consiguen traspasar la pantalla.

Por nombrar sólo algunas escenas, creo que el momento en el que ella está tendida en el suelo llorando al lado de la cama, refleja muy bien el sentimiento de: "ya no puedo caer más" porque el suelo es el sitio "más bajo" en el que puede estar, es como una metáfora de "he tocado fondo".
Por otro lado, el paralelismo visual que se hace entre entre los sentimientos de la protagonista y las ruinas romanas me parece muy acertado y evocador.

Ni que decir tiene, que todas las imágenes relacionadas con comida logran despertar el apetito de una manera que a mi particularmente, no me había ocurrido nunca antes.

Finalmente, si por algo merece la pena la pelicula más allá de picias "made in Hollywood" es por los paisajes, paisajes que podemos imaginar con el libro, pero que se convierten en reales y magníficos gracias a la peli.

P.D. Totalmente de acuerdo en lo de que no existen grandes frases en el amor auténtico, pero creo que hay imágenes o situaciones en la película que a todos nos puede recordar una historia personal parecida.

Noemí

28 de setembre de 2010 a les 5:01

Comment by Estike.

la secuencia de las ruinas romanas (y esto va más para la autora del post) puede ser que tenga alguna reminiscencia de "Te querré siempre" de Rosselinni? es que tal y como lo ha explicado Noemi me ha recordado a la película y que puede que en ésta quiera dar el mismo mensaje.

28 de setembre de 2010 a les 5:53

Comment by Marienkafer.

Todavía no he visto la película y la verdad es que me llama muy poco la atención. Me da la sensación de que intenta inculcarnos la idea de que en esos sitios se deben hacer estas cosas, cuando realmente yo creo que cualquiera y donde quiera lo puede lograr.

Al leer el post me han entrado ganas de verla, pero no se si suficientes.

28 de setembre de 2010 a les 12:25

Comment by Bargalloneta.

Em fa una mica de por anar-la a veure, no en parlen gaire bé però si tu dius el contrari???

4 d’octubre de 2010 a les 4:20


Muy buena apreciación, Estike. No recordaba la película de Rossellini (la vi hace siglos), pero ahora que lo has dicho, lo cierto es que sí que me llegan algunos "ecos" de aquella película y se reflejan claramente en el actual film...Por tanto, el factor "originalidad" en la peli de "Come, reza, ama", lo descartamos por completo ;-)

P.D Me he comprado el libro, por si descubro cosas más interesantes que en la peli...

Noemí.

4 d’octubre de 2010 a les 7:59

Comment by Estike.

es que no existen películas "originales" y de haberlas, están muy lejos de EEUU. Hasta Tarantino, tildado por parte de gafapastos de cineasta rompedor y atrevido, basa todas sus obras en fragmentos de cine asiático que no ve ni dios, dejando así a salvo su creatividad. Hasta usa temas originales de otra películas para ponerlas en las suyas (Lily Chou Chou en Kill Bill I).

5 d’octubre de 2010 a les 4:02

Comment by Marta M.Q..

A mi la pel·lícula em va agradar. És made in Hollywood sí, però passa bé i a mi no se'm va fer pesada. No és una obra d'art, és clar, però tampoc se li pot exigir això perquè no ho pretén. No crec que sigui original, sinó propera. I personalment m'encanta la Julia Roberts.

PD: Estike, ara que dius això de les ruïnes, sí que té un aire i probablement no sigui casualitat.

Gràcies a tots pels comentaris!

7 d’octubre de 2010 a les 1:40


Totalmente de acuerdo, Marta. Y sobre la originiladidad, sólo un último apunte: muy recomendable la lectura de "Pierre Menard, autor del Quijote" de Borges. Este realto es la clave!

Noemí.

7 d’octubre de 2010 a les 1:59

Comment by Estike.

ese relato está en Ficciones, pero no lo recuerdo nada. El que me gustó mucho es el de Tres versiones de Judas, aunque a mi Borges se me atragranta bastante, habrá que ver que tal el Aleph..

Publica un comentari a l'entrada